La paradoja de 2017 y las principales tendencias para 2018

21 de diciembre de 2017

Por: Valerio Arcary, columnista de Esquerda Online

  1.  Subestimar a los enemigos es un camino seguro hacia la derrota. La paradoja de 2017 es que el gobierno de Temer tiene muy baja popularidad, pero este rechazo en las encuestas no significa que debemos sacar la conclusión de que es un gobierno débil. Paradojas son aquellas contradicciones que nos parecen desconcertantes porque son contraintuitivas. Algo es contraintuitivo cuando desafía una idea simple y hasta racional que, por lo tanto, parece verdadera. Nuestras mentes prefieren un sesgo lógico que favorece el reconocimiento de pensamientos aparentemente coherentes.

¿Cómo es posible decir que un gobierno que no tiene sustentación en la mayoría de la población no es débil? De débil o fuerte son adjetivaciones. Adjetivo significa asignar una función, es decir, calificar. ¿Merece ser considerado débil un gobierno que logró aprobar, en tan poco tiempo, tantas contrarreformas? Es verdad que no pudo aprobar todavía la “madre” de todas las contrarreformas, que es la de la previsional, pero si Temer llega a finales de 2017, relativamente, debilitado, después del desgaste de las dos votaciones que negaron autorización para su investigación, solicitada por Janot en nombre del Ministerio Público, todavía está de pie, y la hipótesis más probable sigue siendo, desgraciadamente, que pueda terminar el mandato hasta finales de 2018.

Tiene el apoyo de la mayoría de la burguesía, del Poder Judicial y del Congreso, de las Fuerzas Armadas, de la mayoría de los medios de comunicación y se beneficia con los cambios que sobrevinieron con el nombramiento de Raquel Dodge en el MPF y de Segovia en la Policía Federal.

En el caso de Raúl Dodge en el MPF y de Segovia en la Policía Federal, tiene el apoyo de la mayoría de la burguesía, del Judiciario y del Congreso, de las Fuerzas Armadas, de la mayoría de los medios, y se beneficia de los cambios que ocurrieron con el nombramiento de Raquel Dodge en el MPF y de Segovia. Está protegido por el apoyo de los gobiernos de los países centrales y de los gobiernos del Mercosur. La situación del gobierno de Temer es excepcional: fue el resultado del golpe del impeachment, no fue elegido y, tan o más importante, no pretende reelección. El bloque político-social que garantizó el derrocamiento de Dilma Rousseff puede, por lo tanto, apoyar las contrarreformas reaccionarias antipopulares y, al mismo tiempo, organizarse en torno a candidaturas que no se presentarán como herederas del gobierno de Temer para garantizar una oportunidad de alcanzar la segunda vuelta en 2018.

  1.  Sin embargo, el gobierno Temer sufrió durante el año una seria crisis y tal vez podría haber sido derrocado. Circunstancias inusitadas, durante algunas semanas en mayo, abrieron esta posibilidad, no sólo por el nivel de resistencia activa alcanzado por la huelga general del 28 de abril y la marcha del 24 de mayo, sino también por la denuncia y la delación premiada de la JBS, que fue aceptada por el Ministerio Público liderado por Janot.

Esta rara combinación, entre otros factores como la dosificación brutal de ajuste fiscal encabezado por Meirelles y, en especial, la iniciativa de la Lava Jato, dividió a la clase dominante y dejó al gobierno de Temer semiparalizado, impidiendo la aprobación hasta ahora de la reforma de la previsión social. Tembló, pero lo cierto es que no cayó. No se ha invertido la situación defensiva, desfavorable, abierta entre 2015 y 2016 y que culminó con el impeachment. Las campañas por el Fuera Temer y Directas Ya no lograron alcanzar una dimensión suficiente para derribarlo. En el segundo semestre vivimos, por lo tanto, una coyuntura peor que aquella de marzo y junio.

  1. Una cuestión de método se plantea cuando pensamos en las perspectivas para 2018. Los pronósticos para el futuro son como los contrafactuales para el pasado, es decir, algo posible que no ocurrió. Es necesario medir, ponderar, ajustar, calibrar la fuerza de presión de distintos factores que ejercen presiones de primer, segundo, tercer grado. Los pronósticos serios deben ser hechos apoyados en la identificación de tendencias y contratendencias, o sea, el cálculo de probabilidades. Al mantener la misma relación social de fuerzas, las posibilidades estarán limitadas a un estrecho escenario. Sucede que la relación social de fuerzas puede cambiar. Probablemente, oscilará.

Brasil no es un país escandinavo, y no hay lugar para el aburrimiento. Tenemos que considerar en las previsiones el impacto de hechos “gigantescos” que están por venir. Imposible, en este momento, tener la percepción de cuál será la reacción popular a una probable condena de Lula en enero en el segundo juicio. Tampoco sabemos cómo podría repercutir la delación de Palocci comprometiendo a Lula.

No sabemos si la capacidad de reacción sindical y popular a la aprobación de la reforma de la previsión social será mayor que en esta víspera de Navidad. O los efectos de una evolución de la investigación contra Aécio Neves. Los márgenes de error, en este momento, ¿son grandes o pequeños? Son inmensos. La variable: tiempo no se puede ser ignorada. Los márgenes de incertidumbre son demasiado grandes. El Marxismo debe inspirarse en buena ciencia, o sea, prudencia, y el comportamiento social de las clases tiene mucho de imprevisible. Las regularidades existen, pero las irregularidades, también.

  1. ¿Cuál será el escenario económico-social más probable?

(a) Todos los indicadores disponibles sugieren la continuidad de una tímida recuperación económica, que no debe ir más allá del 1 % del PIB en 2017, después de cuatro años que sumaron un retroceso del PIB superior al 8 %;

(b) Estamos en un contexto externo de crecimiento lento de la economía mundial, tanto en Estados Unidos, en Europa, como en Japón, que se refleja en los países semiperiféricos, además de la revalorización de los precios de las materias primas;

(c) Entre las principales variables merecen destacar la gran caída de la inflación, en un año, de un 10 % a menos del 3 %; la caída de la tasa Selic del 13 % al 7 %; el saldo positivo de 60.000 millones de dólares en la balanza comercial que, sumado al equilibrio en el balance de pagos, mantuvo las reservas en un nivel cómodo de 380 mil millones de dólares, es decir, un año y medio de importaciones, lo que favorece también una estabilidad del cambio;

(d) En el acumulado en doce meses, la proyección de IED, o inversión externa está siendo algo por encima de los 84.500 millones de dólares (4,4 % del PIB);

(e) la reducción lenta del desempleo debe proseguir; después de dos años seguidos de retracción, el consumo de las familias tuvo un alza del 1,2 % en el tercer trimestre de este año; la caída de la tasa de interés aún no se tradujo en reducción de los spreads bancarios (en términos generales, es la diferencia entre el precio de oferta y demanda para un determinado valor. Puede emplearse como indicador de la liquidez de un valor -menores spreads indicarían más liquidez- aunque también es posible que se vea influido por otros factores). Actualmente, el 45 % de los depósitos a la vista, el 36 % de los depósitos a plazo y el 30% de los de ahorro se recogen de los bancos en forma de restricciones obligatorias para mantener reservas bancarias, fiscalizadas por el Banco Central, pero esta política será flexibilizada para incentivar el crédito, lo cual podrá impactar.

  1. En qué medida esta evolución económica puede traducirse en sensación social de alivio durante el próximo año es todavía imprevisible. Se necesitan al menos varios meses, tal vez hasta más de un semestre, de consistente mejora en el marco económico para que la percepción de malestar se transforme en sensación de bienestar, pero puede suceder, y en este caso favorecerá una candidatura de centro-derecha. También es la hipótesis más probable que Lula no pueda ser candidato. Sin embargo, todos los datos disponibles indican una tendencia a la baja en la tasa de rechazo de Lula.

El padrón histórico de capacidad de transferencia de votos en Brasil es alto. Ya sucedió incontables veces desde 1986. Sarney ayudó a elegir a Quércia, que eligió a Fleury. FHC eligió a Covas, que eligió a Alckmin. Brizola eligió Alencar y Garotinho. Lula eligió a Dilma Rousseff y Haddad. Esto indica que lo más probable es la disputa de una candidatura del PT por un lugar en la segunda vuelta de 2018. Aunque Alckmin esté mejor colocado como la candidatura hacia donde debe converger la mayoría de los pesos pesados ​​del PIB, la investigación de corrupción en las grandes obras de São Paulo, tras la denuncia de lenidad en el acuerdo de la constructora Camargo Corrêa, lo debilita. No es suficiente, el arco de alianzas políticas en torno a Temer y Maia, MDB/DEM/. El gran espectro del centro todavía está articulando una posible candidatura (Meirelles es improbable, pero puede ser ACM Neto, por ejemplo) para, entre otros objetivos, blindar la acción futura de la Lava Jato. La presión del PIB por una candidatura única será grande, pero parece difícil. En resumen: no sabemos siquiera quiénes serán los candidatos. Intentar proyectar cómo estará el país unas semanas antes de las elecciones, por lo tanto, es, en rigor, imposible.

Foto: EBC

Comentários no Facebook

Post A Comment